domingo, 10 de agosto de 2014

Solías saber pintarte.

Solías saber pintarte. Cogías el lápiz de ojos y en diez minutos estabas lista para comerte el mundo. Y ahora, ¿qué tienes? La cara llena de manchurrones y los ojos rojos de tanto borrar y volver a intentar. ¿Qué pasa? ¿Te tiembla demasiado la mano? ¿Ya no recuerdas cómo se respira? Era fácil ¿te acuerdas? Tú solías saber pintarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario