martes, 31 de diciembre de 2013

Cuida tus rodillas


Damas y caballeros de la clase del '99:

Usad protector solar. Si pudiera ofreceros sólo un consejo para el futuro, éste sería el protector solar. Los beneficios a largo plazo del protector solar han sido probados por los científicos, mientras que el resto de mis consejos no tiene base más confiable que mi propia experiencia… Os daré estos consejos ahora:

Disfruta de la fuerza y belleza de tu juventud; oh, no importa, no entenderás la fuerza y belleza de tu juventud hasta que se haya desvanecido. Pero confía en mí, en 20 años mirarás fotos antiguas de ti mismo y comprenderás, de una forma que no puedes comprender ahora, cuántas posibilidades tenías ante ti y lo fabuloso que eras en realidad. No estás tan gordo como te imaginas. No te preocupes por el futuro; o preocúpate, pero sabiendo que preocuparse es tan efectivo como tratar de resolver una ecuación algebraica masticando chicle. Los verdaderos problemas en su vida tienden a ser las cosas que nunca pasaron por tu mente, de esos que te sorprenden a las 16:00 de un martes cualquiera. Haz cada día algo que te asuste. Canta. No juegues con los sentimientos de otras personas; no permitas que nadie juegue con los tuyos. No pierdas el tiempo sintiendo celos. A veces se gana, a veces se pierde… la carrera es larga, y al final, es sólo contra ti mismo. Recuerda los elogios que recibas, olvida los insultos (pero si consigues hacerlo, dime cómo) Guarda tus viejas cartas de amor, tira tus viejos recibos bancarios. Estírate. No te sientas culpable si no sabes lo que quieres hacer con tu vida… las personas más interesantes que he conocido no sabían a los 22 que querían hacer con sus vidas; algunos de los más interesantes con 40 años todavía no lo saben. Toma mucho calcio. Cuida tus rodillas –las echarás en falta cuando te fallen. Quizás te cases, quizás no; quizás tengas hijos, quizás no; quizás te divorcies a los 40, quizás bailes el baile del pollo en tu 75 aniversario de bodas… Hagas lo que hagas, no te felicites demasiado ni te critiques tampoco. Tus decisiones pueden ser correctas o no, igual que las de todos los demás. Disfruta de tu cuerpo, úsalo de todas las maneras que puedas… no tengas miedo de él, o  de lo que otros piensan de él, es el mejor instrumento que jamás tendrás. Baila… incluso si no tienes otro lugar para hacerlo que tu propia sala de estar. Lee las instrucciones, aunque no las sigas. No leas revistas de belleza, sólo te harán sentir feo.

Llega a conocer a tus padres, nunca sabes cuándo se irán. Sé bueno con tus hermanos, son el mejor vínculo con tu pasado y las personas con más probabilidades de seguir contigo en el futuro. Entiende que los amigos vienen y van, excepto esos pocos preciosos que debes conservar. Trabaja duro para superar los obstáculos geográficos y de estilo de vida, porque cuanto mayor te haces, más necesitarás a las personas que conociste cuando eras joven. Vive en Nueva York alguna vez, pero vete antes de que te endurezca; vive en el norte de California alguna vez, pero vete antes de que te ablande. Viaja. Acepta algunas verdades ineludibles: los precios subirán, los políticos siempre mentirán, tú también vas a envejecer. Y cuando lo hagas vas a fantasear con que cuando eras joven los precios eran razonables, los políticos eran nobles y los niños respetaban a sus mayores. Respeta a tus mayores. No esperes que nadie te mantenga. Tal vez tengas un fondo fiduciario, quizás te cases con un rico, pero nunca sabes cuánto puede durar. No te hagas demasiadas cosas en el pelo, o cuando tengas 40, parecerá el de alguien de 85. Sé cauto con a quien le pides consejo pero se paciente con quienes te los dan. Los consejos son una forma de nostalgia: dar consejos es una forma de sacar el pasado de la basura, limpiarlo, ocultar las partes feas y reciclarlo por más de su valor.

Pero hazme caso con lo del protector solar…

Con esto de las tecnologías, los maestros ya no dan charlas, sino que ponen vídeos de YouTube. Una vez, uno de los mejores profesores que he tenido, nos enseñó éste a modo de despedida, y me trae muy buenos recuerdos a la vez que hace que me brillen un poco los ojos. Parece un poco moñas, pero creo que dice muchas verdades. Así que bueno, esta sería mi felicitación/consejo de año nuevo.

Feliz, o por lo menos soportable, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario