lunes, 3 de junio de 2013

Me basta así

Si yo fuese Dios                   
y tuviese el secreto,     
haría     
un ser exacto a ti;          
lo probaría         
(a la manera de los panaderos 
cuando prueban el pan, es decir:           
con la boca),     
y si ese sabor fuese      
igual al tuyo, o sea         
tu mismo olor, y tu manera       
de sonreír,        
y de guardar silencio,   
y de estrechar mi mano estrictamente,              
y de besarnos sin hacernos daño           

(...)

(Escucho tu silencio.     
                                     Oigo
constelaciones: existes.              
                                       Creo en ti.  
                                                         Eres.          
                                                              Me basta.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario