martes, 18 de diciembre de 2012

Tú por hablar, yo por callarme demasiado


Mi corazón, como una lata de cerveza, 
que te la bebes y al final le das patadas sin pensar 
que me desquicias la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario