martes, 4 de diciembre de 2012

Cumpliendo con mi oficio



Bueno, ¿nos conocéis o queréis que nos presentemos? Bueno pues si alguien no se ha enterao’ somos subversivos en nuestro papel, somos peces en el agua, ¿quién no nos deja beber? Somos marginales, volar es nuestra pasión, somos una especie en peligro de extinción. Somos pacifistas, defendemos la insumisión y nos gusta masturbarnos y follar con mucho amor. Somos Extremoduro, y ha llegado la libertad, que mas vale morir de pie que dar un solo paso atrás.
A la guitarra, el Salo, que se folla hasta las cabras. En la batería, el Luis, que le gustan todas… las drogas. Y guardándolo todo, el colega, Dirty Charlie, Carlos el sucio. Y yo, vuestro humilde servidor, el Rey de Extremadura.
Hace un año y medio que se grabó el disco este. Yo, cumpliendo con mi oficio, he seguido componiendo cosas muy bonitas, que estoy loco por tocároslas.
Cumpliendo con mi oficio, piedra con piedra, pluma con pluma, pasa el invierno y deja sitios abandonados, habitaciones muertas: yo trabajo y trabajo, debo substituir tantos olvidos, llenar de pan las tinieblas, fundar otra vez la esperanza.
Buena esta canción no tiene todavía un título, pero alguna vez habrá que ponérselo. La que viene ahora si tiene título. Esta es la única que vais a conocer de las que vamos a tocar.
Oye, dejad de hablar, estáis ahí hablando to’ el mundo. Me voy a bajar y le voy a meter a alguno una ostia que lo va a flipar. Hacer el favor de atender, que luego os vamos a pedir una redacción. (…) Haced el favor de estaros callaos cuando canto, que me entretenéis. Oigo “no, no, esa aquí no…” Bueno, ahora así, vamos a tocar Pedrá… ¡Ah, no! No tiene título ¿eh? si no, lo diríamos.
Bueno ¿qué, no os está gustando ni una mierda, no? ¡No os está gustando ni una mierda! Ya lo sabíamos como teníamos que hacerlo, lo primero que dijimos: a ver qué nos dice después el de la compañía discográfica. Se lo vamos a dedicar a Jose, digo: a ver qué nos dice después.
(Vamos a empezar esto otra vez, a ver si me vuelvo a acordar)
(¡EH! ¡DEJAD DE HABLAR PA ALLÍ! Así no hay quien cante, ¿eh? Ché, callaros ostia. Mira como no se callan, parece que estáis como cada uno a vuestra historia ¿no? (…) Venga ahí va, con que se calle la gente se oye. Vamos allá otra vez)
(Vamos ostia, callaros ya, esto qué es ¿una peluquería o qué?)
Bueno vamos a tocar la última, que es la más bonita, tampoco tiene título. (¡No!) Sííí, la última sííí, ¡que solo nos sabemos cinco! Bueno, tampoco tiene título (Las mujeres primero, chaval. Las niñas, las mujeres y las niñas) Si la heroína no te arruina, las mujeres lo harán. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario