domingo, 6 de mayo de 2012

Las putas mas viejas del mundo




Con tu nombre escrito, por los rinconcitos de su corazón.


Aquí estaré, esperando a que pises todas las mañanas grises y las tardes tuertas.


Le rondan las pirañas y se apaña azuzando la mirada
para alejarlas con las garrapatas que la quieren devorar…



Y es que guardo su lamento quedo,
goteando entre los dedos, en cántaros de cinc...




Lágrimitas traicioneras, tiñendo las bañeras… cuchillas de afeitar


Que el verso que le di al aire
muere de cualquier maneray en el cielo de tu bocase lo comerá la niebla…


No te rías que es verdad, que no me lo ha hecho nadie, que duermo solito.


Duerme conmigo, si eres piedra da igual, yo seré pedregoso camino
Duerme conmigo, yo te canto te arrullo, te arropo, te abrigo, te animo.


Maldito de todo aquel, maldita de toda aquella, que no se acuerda de los días de mierda y cuchara.


Pues todos quisieran ser como MAREA.


...y tararea al barrer una de Lole y Manuel,
pero suena tan quebrá’, suena a ruina y a coñac,

suena a ganas de llorar…




Y báñate en mis ojos ¡que se joda el mar!


Como un piropo bien tirao'


La tercera está subiendo los peldaños de mi corazón


Tengo en vez de un corazón, no sé cuántos corazones;
tengo en vez de un corazón, en el pecho, lo que soy;
y to's me piden amor y yo, uno a uno, se lo doy.


Amaneció, la vi irse sonriendo con lo puesto por la puerta del balcón...
el pelo al viento diciéndome adiós, porque decidió
que ya estaba hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcón,
de trovadores de contenedor...


A las prostitutas del Rock & Roll siempre nos quedará un poco de tinta.


No te duermas en mi nana de quebranto
que es el canto con el que despierta el sol





¿Y qué haremos al alba, cuando seamos dos perfectos desconocidos? 
Yo te lo voy a decir...
Pondremos el mantel tú quédate a mi lado,
a comernos al amanecer lo que quieran las manos.
Y de postre un sol maldito que termina de volverme loco
que ya sabes que la luna a mi siempre me sabe a poco
a poco
a poco
...


Puedo comer mierda y acostarme en los portales,
si a la noche tengo alguien que me abrace,
que me abrace...


Y dibujo con mis manos, en la mañana temprano, tus ojitos en el techo



A trasegar, sin más ni más, sin más ni más.


 Si las nubes, los ríos y los bosques pudieran hablar, lo harían
con la voz pura y limpia de Manolillo Chinato:
Soy amigo de los pueblos, que no tienen dónde ir.
Soy hermano de los pueblos que los están machacando.

En la lucha de mi sangre soy soldado de Viriato.

En la lucha del espíritu, rebelde contra la iglesia, que nos tubo doblegados.
No tengo ni Dios ni amo, mi corazón esta lleno de amor y rebeldia 
y mi espíritu salvaje galopando sobre el viento, por valles 
y por montañas, reparte pan y alegría.







Será que el camino bueno se ha vuelto malo,
o que no quiero pegar ni un palo, 
que sólo quiero escuchar tu voz.



¿Qué saben las tripas de puños cerrados?,
saben que las riegan los amargos tragos,

saben todo y más de tenerse en pie, de la soledad,

saben por qué está siempre duro el pan.


Yo no tengo casa, yo vivo en una azotea,
QUE LE DEN POR CULO AL VIENTO Y QUE NOS LLEVE LA MAREA.


Y los olivos me cuentan que me canso de soñar contigo,
que estoy acorralado y no me quedan tiros

que va siendo hora de despertar.



Si voy cuesta arriba, tú me agarras

y otra vez le meto mano al suelo

con saliva en los dedos, como los trileros 


Que no queremos ser tanto, queremos vivir en nuestra tierra agrietada para pieles cristalinas, 
andar un poco más lejos de la frontera, por el sublime y el gozo del regreso. 
Que no queremos ser tanto, queremos ser un poco de sol y un poco de noche, 
queremos ser viento y calma, tormenta, lluvia, y olor de tierra mojada.
Y que nos dejen en paz recoger…
¡LA ALEGRÍA A PUÑADOS DE A DIEZ!

¿Qué queréis que os diga? Que tenéis toda la puta razón:
Que soy un puto perro verde.


Si no nos volvemos a ver, echadme a mi la culpa.


Y esta palabra, este papel, escrito por las mil manos de una sola mano, no queda en mí ni en vosotros, 
ni tampoco sirve para sueños. Cae a la tierra, y allí se continúa, pero no como mera palabra en papel escrito, sino como una sucesión de sonidos del corazón.
 Llamadlo música si queréis
Y cuando la música se termina, los bailarines nos miramos como si estuviésemos desnudos,
y ahí decidimos si merece la pena seguir tocándonos, o si sólo fuimos 
meros objetos del infinito equilibrio universal de los planetas. 
Hasta siempre.


Si tú supieras, si yo te dijera, si yo te contara...


Que vuestra vida sea un viaje a un futuro nada incierto,
comprades, comadres, vuestra libertad, sólo vuestra libertad.
HASTA SIEMPRE


Y QUE NUNCA BAJE LA MAREA.

2 comentarios: