miércoles, 29 de febrero de 2012

Tú te lo has buscado.

Dices que ya no es lo mismo. Que antes estábamos más unidas y que notas nuestra amistad fría. ¿De verdad te acabas de dar cuenta? Para mi nuestra amistad lleva congelada meses. Con cada palabra de desprecio, con cada acto egoísta, con cada inmadurez, con cada pelea absurda, la temperatura iba descendiendo. Has ido empujándome lejos de ti, y ahora te extrañas. Casi me cuesta creerlo. ¿Toda tu vida te han tratado como a una reina? ¿De verdad nadie se ha quejado nunca de tu actitud?
Dices que he cambiado. No. Yo no he cambiado. Sólo he cambiado mi visión hacia ti. No, mejor dicho. Solo me he dado cuenta de cómo eres en realidad. Sólo he abierto los ojos.
Dices que temes que acabemos sin hablarnos, cuando eres tú y sólo tú la que esta provocándolo.
Eres una de esas personas de las que me arrepiento de haber conocido. De esas de las que, si pudiera volver al pasado, evitaría.
Cada uno recoge lo que siembra ¿sabes? Y esta cosecha está podrida.

2 comentarios: