martes, 15 de noviembre de 2011

Diálogos

Recuerdo que cuando era pequeña, a  veces, mientras leía (soy devoradora nata de libros) tenía que seguir con el dedo la lectura. En diálogos largos, entre sólo dos personajes, en los que no ponía "-dijo Fulanito" tenía que ir contando quién había dicho qué, porque si no, perdía el hilo.

Es increíble como ahora mismo me gustaría coger otra vez el dedo índice y tenerlo todo controlado, mi mirada solo tenía que seguir mi uña para saber qué estaba pasando. Contando las líneas pares sabía lo que decía Fulanito y los impares correspondían a Menganito. ¿Qué ha pasado ahora? ¿Quizás Fulanito y Menganito han dejado de respetar su turno y se han empezado a interrumpir el uno al otro? ¿A lo mejor se ha unido mas gente a la conversación y ya nadie sabe de qué está hablando?

El diálogo se ha vuelto demasiado complicado y a mi se me están quitando las ganas de leer. A lo mejor hay que pasar página. O capítulo. O el libro entero. A lo mejor hay que cambiar hasta la biblioteca.

Pero yo sigo leyendo este aburrido tomo del que no comprendo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario