jueves, 17 de noviembre de 2011

Cartas a una madre II

Hoy, he visto como acercabas tu mano a mi cara como si fueras a acariciarme.

Pero luego has retirado la mano.

Eso me ha dolido.

Me ha dolido más que un bofetón.

Más que un cubo de agua ardiendo fluyendo por mi espalda.

Ha sido como si algo se rompiera entre tú y yo.

Como si el cordón umbilical que nos unía se hubiera cortado de repente.

Sólo quería que lo supieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario